10 razones para comer sushi

Que el sushi está de muerte debería ser razón más que de sobra para que lo incorporáramos a nuestra dieta. Pero si necesitas convencerte, aquí van diez motivos para que te enamores definitivamente del plato japonés más famoso.

1. Es muy sano (y nutritivo)

Además de ser un plato hipocalórico (vamos, que apenas engorda), el sushi incluye tres de los principales nutrientes: hidratos de carbono de absorción lenta, proteínas de alto valor biológico y grasas beneficiosas para el organismo (como la famosa Omega 3). Y a eso hay que añadirle los betacarotenos, vitaminas y minerales (como el yodo) que le aporta el alga nori.

2. Puede hacerse en casa

A diferencia de otros platos, es muy sencillo hacer sushi en casa. Para ello sólo necesitamos los ingredientes adecuados, un pelín de maña y unos pocos utensilios que además son de lo más barato.

3. Vivirás más (y mejor)

Japón es el país con la mayor esperanza de vida del planeta, y no es por casualidad: la longevidad nipona está directamente relacionada con lo que se come por aquellos lares. La dieta japonesa está basada en un conjunto de factores que la hacen saludable, como la ingesta, en pequeñas cantidades, de hidratos de carbono de absorción lenta, el poco aporte de grasa y la presencia de proteínas saludables. En otras palabras: que se hinchan a sushi.

4. Es la forma más deliciosa de comer pescado

Son muchos los que no toman pescado ni a tiros excepto a la hora de comer sushi, que lo engullen como si no hubiera un mañana. Y es que para mucha gente el sushi se ha convertido en la forma ideal de incluir pescado en su dieta semanal. Esta máxima funciona especialmente bien en el caso de los más pequeños de la casa. ¿No quieren probar el pescado? Prueba a dárselo con sushi.

5. Superwasabi

Hay una legión de auténticos fanáticos del wasabi, el condimento más famoso de la cocina japonesa. Y no es de extrañar, porque el wasabi tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y anticancerígenas. Y ahí no acaba la cosa: mejora la salud cardiovascular, alivia la artritis, previene la caries y actúa como desinfectante natural. Además, no tiene calorías y facilita la digestión. En resumidas cuentas: el wasabi vendría a ser como la criptonita, pero en positivo.

6. Puedes llevártelo de calle

Una de las ventajas del sushi es que puedes disfrutarlo donde te dé la gana. Es el plato perfecto para llevártelo a la oficina, por ejemplo. ¿Quieres quedarte con la peña? Organiza un pícnic a base de sushi y seguramente tus amigos te harán la ola.

7. Está de moda

Lo japonés, en general, y el sushi, en particular, están de moda. ¿Quieres ser el único en la ofi que no sabe distinguir un «nigiri» de un «uramaki»? ¿convertirte en ese pringado que no ve la diferencia entre las huevas de salmón y las de pez volador? No hay nada más cool que empezar la velada de un sábado noche en una taberna japonesa zampando «makis». Antes o después te verás en esa situación, y lo sabes. Así que si no quieres parecer un bicho raro, ve familiarizándote con el fascinante mundillo del sushi. Si necesitas ayuda, aquí está nuestro glosario. De nada.

8. Porque aprendes japonés

En una conversación entre amantes del sushi es fácil cazar al vuelo palabras como «maki», «itamae», «tobiko» o «maguro», términos de cuyo significado no teníamos ni repajolera idea hace unos años y que ahora hemos incorporado a nuestro vocabulario japonés. Vocabulario que, antes de que el sushi apareciera en nuestras vidas, se limitaba a «sayonara, baby» todo hay que decirlo.

9. Es divertido

Para un occidental, comer sushi es de lo más entretenido. Al desafío que supone usar los palillos, se unen las típicas dudas existenciales tales como "¿puedo mezclar el wasabi con la salsa de soja?" o "¿en qué momento debo zamparme el jengibre?", por no hablar de la mítica "¿qué demonios me estoy comiendo?". Lleva tiempo comer sushi como lo haría un japonés, pero el despliegue de colores, olores y sabores que se produce cada vez que el sushi aparece por una mesa, es de lo más divertido.

10. El plato infinito

Hay tantas clases de sushi y tantos ingredientes para acompañarlo, que las combinaciones son casi infinitas. Se trata de uno de esos platos que complacen por igual a vegetarianos y carnívoros. ¿Que no quieres pescado crudo? Sustitúyelo por verduras. ¿Odias las verduras? Pues ponle carne. El sushi admite casi cualquier cosa que le eches, es de lo más agradecido.

¿Buscas un kit para hacer sushi? Mira en nuestra tienda